Alimentos para colon irritable

Para cualquier persona que luche contra los dolorosos e incómodos síntomas del SII o Síndrome del intestino irritable, hay ciertas pautas pueden ayudar a la hora de comer. Entre ellas encontramos el saber qué alimentos son los mejores para la salud digestiva, recibir consejos acerca de la dieta ideal para el síndrome del intestino irritable y conocer los tratamiento útiles.

Alimentos para colon irritable

¿Qué es el síndrome del intestino irritable?

El síndrome del intestino irritable (SII) es común y afecta hasta un 20 por ciento de la población y sin embargo, sigue siendo un misterio. Nadie sabe con exactitud cuál es la causa y no hay forma alguna que un médico haga un diagnóstico definitivo. Lo que es seguro es que los alimentos pueden desencadenar brotes de la enfermedad, por lo tanto, será mejor averiguar qué alimentos son los factores desencadenantes en tu caso, así podrás aprender qué comidas son seguras para tu estómago. También es importante saber qué alimentos debes evitar.

¿Cómo afecta la alimentación al SII?

Los mejores alimentos para el SII son los que son suaves en el sistema digestivo. Un estómago sensible debe ser tratado como un bebé que llora, hay que ponerle un horario de alimentación regular, mantener la calma y protegerlo de irritantes potenciales.

Identificación de los alimentos perjudiciales

La identificación de los alimentos desencadenantes particulares puede ser difícil. Incluso las personas sin SII pueden experimentar una reacción gastrointestinal a ciertos alimentos, de vez en cuando. Ocurre y es perfectamente normal. Las personas con SII, sin embargo, tienen una mayor sensibilidad a los alimentos y esto puede hacer que se limiten demasiado. Por ejemplo, puede ser que al comer un plato picante de chile tuvieras una reacción y condenaras al chile a una lista de alimentos que hay que evitar siempre. Pero ¿y si la reacción fue realmente debida al estrés inusual o un caso leve de intoxicación por alimentos o simplemente una de esas reacciones normales de la tripa? Muchos pacientes tienen tanto miedo de un ataque de diarrea, estreñimiento o gases que se pasan de precavidos, demasiada precaución puede resultar en niveles bajos de azúcar en sangre, pérdida de peso, mala alimentación y otro tipo de situaciones sociales; pueden tener miedo de comer con los amigos o salir de casa por temor a un ataque.

Para las personas con SII extremo, la forma más sencilla para identificar los alimentos que desencadenan los ataques es seguir primero una dieta de eliminación durante cinco a siete días, un plan de alimentación que evita todos los alimentos posibles infractores y luego reintroducir lentamente esos mismos alimentos uno por uno. En el camino, se debe realizar un seguimiento de las reacciones a los alimentos que se están reintroduciendo en un diario de alimentos. Dependiendo de tus síntomas, la pautas para una dieta de eliminación varían ligeramente.

Si tienes SII con predominio de diarrea severa, tu dieta de eliminación de cinco a siete días evitará todos los alimentos desencadenantes, más toda la fibra, incluyendo la fibra soluble. Si SII con predominio de estreñimiento severo, tu dieta de eliminación evitará todos los alimentos desencadenantes, pero incorporará alimentos ricos en fibra soluble y fibra insoluble. La adición de fibra soluble puede ayudar a animar a los intestinos para que funcionen de manera más eficaz.

Sea cual sea el plan que sigues, después de una semana estarás listo para probar algunos de los posibles alimentos desencadenantes. Recomiendamos probar un alimento nuevo cada dos o tres días, y documentar cuidadosamente lo que comes y cómo te sientes durante las 24 horas siguientes. Es mucho trabajo, lo sabemos, pero es temporal. Si lo intentas por tu cuenta y te resulta difícil de manejar, te animamos a que trabajes con un dietista registrado especializado en problemas gastrointestinales.

Para todos los que luchan contra el SII, hay algunas directrices en las comidas que pueden hacerte la vida más fácil:

  • Trata de comer aproximadamente a la misma hora todos los días para que tu cuerpo se acostumbre a un horario.
  • Come comidas más pequeñas y frecuentes para que no se sobrecargue tu intestino en un momento dado.
  • Reduzce la velocidad, siéntate, relájate y tómate el tiempo suficiente para masticar bien la comida. Piensa en ello como el tiempo invertido en la formación de tu sistema digestivo.

Buenos alimentos para el colon irritable

Los mejores alimentos para el SII son los que son suaves en el sistema digestivo y alentan una "transición suave" a través de los intestinos. Por lo tanto, las verduras, frutas y granos enteros deben limitarse hasta que tus síntomas desaparezcan e identifiques los alimentos que son problemáticos para ti. Estos alimentos saludables son un poco difíciles de descomponer para el cuerpo. Sólo debes evitarlos hasta que encuentres los factores desencadenantes, incluso con SII con diarrea predominante, finalmente serás capaz de tolerar cantidades moderadas de los tres grupos de alimentos, aunque es probable que tengas que cocinar las verduras.

Fibra

La fibra viene en dos variedades principales, solubles e insolubles. Durante la digestión, la fibra soluble se disuelve en agua y se convierte en una especie de consistencia viscosa y pegajosa. La fibra insoluble es más difícil. No se disuelve y prácticamente mantiene su forma.

Aunque la fibra insoluble es generalmente sana, puede ser complicada de digerir en los intestinos de las personas con SII. La comida con fibra insoluble se mueve rápidamente a través del colon, algo que a muchos les provoca diarreas. Las personas con SII con estreñimiento predominante pueden querer experimentar con la cantidad de fibra insoluble que se puede comer sin experimentar demasiados gases e hinchazón.

Dieta para colon irritable

La fibra soluble, por otra parte, promueve la regularidad suave, independientemente del tipo de SII que tengas. Es por eso que debes integrar una gran cantidad de fibra soluble en tu dieta de eliminación con adición de fibra. Sin embargo, la dieta de eliminación no debe incluir alimentos ricos en fibra soluble que también actúan como disparadores potenciales, como las judías, lentejas, brócoli y repollo. Por supuesto, estos alimentos se pueden agregar de nuevo a tu dieta durante la fase de experimentación para identificar si son disparadores personales. Si resulta que las judías o el brócoli no alteran tu sistema, no dudes en incluirlos en tu dieta normal.

La mayoría de los alimentos ricos en fibra soluble son considerados seguros e incluso beneficiosos, para las personas con SII. El truco es comer una variedad de alimentos con moderación, sin comer demasiado de un determinado alimento o demasiada comida en general a la vez.

Deberás evitar al principio los vegetales crudos, aunque sean ricos en fibra soluble o insoluble porque tienden a dificultar la digestión a los pacientes con SCI (tanto con predominio de diarrea o estreñimiento) y con frecuencia pueden desencadenar diarrea, gases e inflamación. Cuando estés listo para introducir las verduras en tu dieta, te recomendamos que adhieras las verduras cocidas y en pequeñas cantidades.

Los alimentos amigables para las personas con SII son la calabaza de invierno, chirivías, nabos, patatas dulces, guisantes verdes, okra, berenjenas, cebada, avena, naranjas, pomelos, clementinas, mandarinas, fresas, moras, frambuesas, plátanos, patatas blancas, aguacates, zanahorias cocidas, judías verdes cocidas, espinacas cocidas, col cocida, acelgas cocidas y semillas de linaza.

Si no tienes una sensibilidad personal a los siguientes alimentos, debes saber que son excelentes fuentes de fibra soluble y deben ser incluidos regularmente en tu dieta. Éstos son las manzanas, melocotones, ciruelas, nectarinas, peras, mango y albaricoques.

Todas las personas con SII deben tratar de beber agua con regularidad durante todo el día. Si el estreñimiento es un problema, el agua te ayudará a mantener las heces húmedas para que pasen más fácilmente; la fibra soluble en tu dieta te ayudará también. Si la diarrea es tu problema, tendrás que reponer el agua perdida a través de heces blandas. El agua pura y el té descafeinado deben ser tus primeras opciones. Las bebidas gaseosas no son recomendables debido a que el gas de la carbonatación puede quedar atrapado en tus intestinos, lo que amplificará el malestar. También querrás evitar el consumo de bebidas con cafeína y alcohol, que pueden estimular el intestino y empeorar los síntomas.