Alimentos para el cerebro

Comer bien es bueno para tu salud mental, así como para tu salud física. El cerebro requiere de nutrientes al igual que el corazón, los pulmones o los músculos. Pero ¿qué alimentos son especialmente importantes para mantener nuestra materia gris feliz? Sigue leyendo y lo descubrirás.

Alimentos para el cerebro

1. Opta por los cereales integrales

Como todo lo demás en tu cuerpo, el cerebro no puede funcionar sin energía. La capacidad de concentración y el enfoque proviene del suministro adecuado y estable de energía, en forma de glucosa en la sangre al cerebro. Lograr esto mediante la elección de los cereales integrales con un IG bajo, que liberan glucosa lentamente en el torrente sanguíneo, manteniéndonos mentalmente alerta durante todo el día. Opta por los cereales "marrones", como salvado de trigo, pan del granero y pasta marrón.

2. Come pescado graso

Los ácidos grasos esenciales no pueden ser producidos por el cuerpo y deben obtenerse a través de la dieta. Los más eficaces son las grasas omega-3 que se encuentran naturalmente en los pescados grasos son los EPA y DHA. Buenas fuentes incluyen semillas de lino (linaza), aceite de soja, semillas de calabaza, aceite de nuez y semillas de soja. Son buenos para la función saludable del cerebro, el corazón, las articulaciones y el bienestar general. El pescado azul contienen EPA y DHA en una forma ya hecha, que permite al cuerpo a utilizarlos fácilmente. Las principales fuentes de los pescados son el salmón, la trucha, la caballa, el arenque y las sardinas. Los niveles bajos de DHA se han relacionado con un mayor riesgo de desarrollar la pérdida de la memoria y la enfermedad del Alzheimer.

3. Atracones de arándanos

La evidencia acumulada en la Universidad de Tufts, en los Estados Unidos sugiere que el consumo de arándanos puede ser eficaz para mejorar o retrasar la pérdida de memoria a corto plazo. Están ampliamente disponibles, por lo que no hay excusa para no comerlos.

4. Comer más tomates

Hay buena evidencia que sugiere que el licopeno, un potente antioxidante que se encuentra en los tomates, podría ayudar a proteger contra el daño a las células por los radicales libres, que se produce en el desarrollo de demencia, especialmente en la enfermedad del Alzheimer.

5. Añadir vitalidad con vitaminas

Ciertas vitaminas B, como B6, B12 y ácido fólico, son conocidas por reducir los niveles de homocisteína en la sangre. Los niveles elevados de homocisteína se asocian con un mayor riesgo de accidente cerebrovascular, deterioro cognitivo y enfermedad de Alzheimer. En un estudio de un grupo de pacientes ancianos con deterioro cognitivo leve, se descubrió que después de dos años de intervención con altas dosis de B6, B12 y ácido fólico hubo significativamente menos encogimiento cerebral en comparación con un tratamiento con placebo dado a un subconjunto.

6. Obtén un impulso de la grosella negra

Se cree que la vitamina C tiene la facultad de aumentar la agilidad mental. Una de las mejores fuentes de esta vitamina esencial son las grosellas negras.

Dieta para el cerebro y la memoria

7. Toma semillas de calabaza

Sólo con un puñado de semillas de calabaza al día es todo lo que necesitas para obtener la cantidad diaria recomendada de zinc, esencial para la mejora de la memoria y las habilidades del pensamiento.

8. Apuesta por el brócoli

Una gran fuente de vitamina K. Es conocido por mejorar la función cognitiva y mejorar la capacidad intelectual.

9. Espolvorea con salvia

La salvia ha tenido durante mucho tiempo una reputación de mejorar la memoria y aunque la mayoría de los estudios se centran en la salvia como un aceite esencial, podría valer la pena añadir salvia fresca también tu dieta.

10. A por las nueces

Un estudio publicado en el American Journal of Epidemiology sugiere que una buena ingesta de vitamina E podría ayudar a prevenir el deterioro cognitivo, especialmente en los ancianos. Los frutos secos son una gran fuente de vitamina E, junto con las verduras de hoja verde, espárragos, aceitunas, semillas, huevos, arroz integral y cereales integrales.

Suplementos

Aunque la investigación para vincular la dieta y la demencia se encuentra todavía en su infancia, hay algunas relaciones importantes entre los nutrientes y la salud del cerebro que vale la pena explorar. Tener una dieta nutritiva y bien equilibrasa da nuestro cerebro la mejor oportunidad de evitar la enfermedad. Si tu dieta no es equilibrada por cualquier razón, es posible que desees considerar un suplemento multivitamínico, un complejo mineral y un suplemento de ácidos grasos omega-3 para ayudar a compensar algunos de los elementos esenciales. Si estás pensando en tomar un suplemento, es mejor que hables de esto con un médico o profesional de la salud calificado.