Alimentos para mejorar la piel

Si quieres tener una piel radiante, el viejo dicho: "Eres lo que comes" nunca ha sido más cierto. Nuestros consejos te ayudarán a nutrir la piel desde dentro hacia afuera.

Alimentos para mejorar la piel

Dieta para tener una piel fabulosa

Todo el mundo tiene una crema facial o tratamiento favorito, pero tener una piel hermosa comienza con la alimentación desde el interior. Las células maduras están constantemente siendo reemplazadas por otras más jóvenes y un suministro constante de micronutrientes es esencial para apoyar este rápido crecimiento. Llevar una dieta equilibrada, alimentará tu piel aportándole los nutrientes vitales que necesita para mantenerse suave, flexible y libre de imperfecciones.

5 porciones de frutas y verduras al día

Las frutas y verduras contienen poderosos antioxidantes que ayudan a proteger la piel contra el daño celular causado por los radicales libres. Los radicales libres son causados ​​por el tabaco, la contaminación y la luz solar y pueden causar arrugas y manchas de la edad. Aliméntate con frutas y verduras de todos los colores posibles. El objetivo es comer por lo menos cinco piezas o porciones al día. El betacaroteno, que se encuentra en la calabaza, las zanahorias y las patatas dulces y la luteína, que se encuentra en la col rizada, la papaya y las espinacas son potentes antioxidantes, importantes para el desarrollo de células de la piel normal y el tono de la piel sana.

Vitamina C

La vitamina C es también un antioxidante estupendo. Es necesario para un sistema inmune fuerte, una piel radiante y ayuda a curar las manchas. Las mejores fuentes son las grosellas negras, arándanos, brócoli, guayaba, kiwi, naranjas, papaya, fresas y patatas dulces o boniatos. Todos ellos ayudan a producir colágeno que refuerza los capilares que irrigan la piel.

No a las dietas de choque

Perder y recuperar repetidamente peso puede cobrar un caro peaje en tu piel, causando flacidez, arrugas y estrías. Las dietas estrictas suelen ser reducidas en vitaminas esenciales también. Llevar este tipo de dieta durante largos períodos de tiempo, se reflejará en tu piel.

Mucho selenio

El selenio es un potente antioxidante. Trabaja junto con otros antioxidantes tales como las vitaminas E y C y es esencial para el sistema inmunológico. Los estudios sugieren que una dieta rica en selenio puede ayudar a protegernos contra el cáncer de piel, el daño solar y manchas de la edad. Una forma de aumentar tu ingesta es comer nueces de Brasil. Sólo cuatro nueces te proporcionarán la cantidad diaria recomendada (RDA). Mezcla las nueces de Brasil con otras semillas ricas en vitamina E, las puedes tomar entre horas o como ingredientes extras de tus ensaladas. Otras buenas fuentes son el pescado, mariscos, huevos, germen de trigo, tomates y brócoli.

Vitamina E

La vitamina E protege la piel de la oxidación (celular), los daños y apoya el crecimiento de una piel sana. Los alimentos ricos en vitamina E son las almendras, los aguacates, las avellanas, los piñones y el aceite de girasol y de maíz.

Mucha hidratación

La piel necesita humedad para mantenerse flexible. Incluso la deshidratación leve hará que tu piel se vea seca, cansada y un poco gris. Debes beber de 8 a 10 vasos de agua al día, todos los fluidos cuentan para tu cantidad diaria, pero el agua es la mejor. Si trabajas en una oficina, ten siempre una gran botella de agua en tu escritorio para recordarte que debes beber. Los tés de hierbas sin cafeína son buenos también. Trata de evitar el tabaquismo y el consumo excesivo de alcohol, ambos pueden envejecer la piel.

Ácidos grasos esenciales

Las grasas monoinsaturadas y poliinsaturadas, es decir, aquellas que se encuentran en los aguacates, pescado, nueces y semillas, proporcionan los ácidos grasos esenciales que actúan como un humectante natural para la piel, manteniéndola tersa. Estas grasas también vienen empaquetadas con una buena dosis de vitamina E (una vitamina que muchos de nosotros carecemos), lo que nos ayudará a protegernos contra el daño de los radicales libres.

Dieta para mejorar la piel

Más fitoestrógenos

Los fitoestrógenos son sustancias químicas naturales que se encuentran en los alimentos vegetales (significado de fito es planta). Tienen una estructura similar a la de la hormona sexual femenina conocida como estrógeno y se ha descubierto que ayuda a mantener nuestras hormonas naturales en equilibrio. Hay diferentes tipos, algunos se encuentran en productos como la soja (isoflavonas), mientras que otros se encuentran en la fibra de los cereales integrales, frutas, verduras y semillas de lino (lignanos). Incluye alimentos ricos en fito-estrógenos como la soja, cereales integrales, frutas y verduras como parte de una dieta equilibrada.

Ácidos grasos omega-3

Asegúrate de obtener suficientes grasas omega-3 y omega-6. Estos son ácidos grasos esenciales que significa que no se pueden hacer en el cuerpo y deben obtenerse a través de la dieta. Vas a encontrar los omega-3 del pescado y las plantas oleaginosas como el aceite de linaza, semillas de lino, nueces y aceite de colza. Las grasas omega-3 estimulan al cuerpo a producir compuestos anti-inflamatorios, que pueden ayudar a la piel en condiciones especialmente inflamatorias como el eccema y la Soriasis.

Carbohidratos con bajo índice glucémico

Incluye en tu dieta muchos cereales, legumbres, avena y otros hidratos de carbono de liberación lenta. Estos liberan azúcar en el torrente sanguíneo gradualmente, que te proporcionarán un suministro constante de energía y harán que te sientas satisfecho por más tiempo. Evita los carbohidratos de alto IG, como las galletas y las bebidas azucaradas, ya que conducen a la producción de insulina, lo que puede dañar el colágeno y acelerar las arrugas.

No te olvides del zinc

El Zinc está involucrado en el funcionamiento normal de las glándulas sebáceas de la piel (que producen aceite) y ayuda a reparar los daños en la piel y mantener la piel suave y flexible. Los alimentos ricos en zinc son el pescado, las carnes rojas magras, cereales integrales, pollo, nueces, semillas y mariscos.