Alimentos para subir las defensas

Con la temporada de resfriados y gripe salir de casa para ir a la farmacia cada semana puede ser molesto, además de costoso. Pero la búsqueda de las mejores soluciones para luchar contra los virus puede estar justo en frente de ti.

Alimentos para subir las defensas

Todos sabemos que el consumo de alimentos que son ricos en nutrientes puede ser bueno para nuestra salud, pero algunos dicen que el comerlos mientras estás enfermo es aún mejor.

La comida juega un papel importante en cómo nos vemos, pero a menudo olvidamos que afecta masivamente a cómo nos sentimos. Cuando comes, alimentas no sólo tu estómago, sino que también a tus células. Si esas células no consiguen nutrirse con las vitaminas y minerales que necesitan, tu cuerpo puede empezar a funcionar mal.

Así que prepárate llegar a las soluciones más sabrosas en la lucha contra los virus del resfriado y la gripe. Aquí están los mejores alimentos que incrementan nuestra inmunidad e impulsan la curación y el bienestar óptimo.

Sopa de pollo

La abuela tenía razón, no hay nada como la sopa de pollo para defenderte de los estornudos. No sólo proporciona los líquidos necesarios para ayudarte a combatir los virus, sino que además, es un poderoso estimulante de la mucosidad. Así que la sopa de pollo casera ayuda a acabar con la congestión nasal y la mucosidad. También se cree que tienen un efecto anti-inflamatorio leve que puede ayudar a aliviar los síntomas del resfriado. Guarda un poco de caldo de pollo orgánico congelado, aunque también puedes comprar la sopa comercial. Ésta no es tan eficaz como la casera, pero funciona muy bien.

Cebolla y Ajo

Si deseas sacar el máximo poder curativo a la sopa de pollo o a cualquier otro plato, tan sólo tienes que añadir unos cuantos ajos y cebollas. Cuando se combinan, estos sabrosos curanderos contienen numerosos compuestos antisépticos y tienen la capacidad de fortalecer el sistema inmunológico. Como una ventaja adicional, el ajo ayuda a abrir los senos nasales obstruidos.

Setas

Las setas aumentan la producción de citoquinas, que son células que ayudan a combatir las infecciones. También contienen polisacáridos, que son compuestos que apoyan el sistema inmune. Las setas más potentes en la lucha contra la gripe y el resfriado son el shitake, maitake y reishi.

Cítricos

Las frutas cítricas contienen fuertes dosis de vitamina C. Los estudios han encontrado que este antioxidante puede reducir los síntomas del resfriado en un 23 por ciento y todo lo que se necesitan son sólo entre uno y ocho gramos de vitamina C para conseguir el objetivo. Además de los cítricos, hay otros alimentos que tienen altas cantidades de vitamina C como son la papaya, camote, calabaza, tomates, brócoli, coles de Bruselas y el pimiento rojo.

Yogur

Los estudios han demostrado que comer una taza de yogur bajo en grasa cada día puede reducir tu susceptibilidad a los resfriados en un 25 por ciento. Las bacterias beneficiosas son el Lactobacillus reuteri que bloquea la replicación de virus que invade el cuerpo cuando nos enfermamos. No todas las marcas tienen estas bacterias en particular, así que deberás comprobar las etiquetas y asegurarte de que son productos orgánicos.

Suplementos para la estimulación inmunológica

Mientras que el yogur es una gran fuente de probióticos, unos tienen más que otros, realmente te puedes beneficiar tomando un suplemento adicional. Otros refuerzos inmunes son la vitamina D y los ácidos grasos Omega 3.

Té caliente

El té caliente es relajante y un gran remedio casero, ayuda a diluir el moco y asegura una hidratación adecuada. Tomar tanto té verde como té negro, es un beneficio adicional para nuestra salud. Ambos están llenos de flavonoides, que son antioxidantes potentes.

Alimentos para aumentar las defensas

Jengibre

El jengibre viene a nuestra ayuda cuando estamos enfermos. Además de calmar una garganta rasposa, tiene unas sustancias químicas llamadas sesquiterpenos que se dirigen a los rinovirus, que son la familia más común de los virus del resfriado. Además tiene sustancias que ayudan a suprimir la tos. El jengibre es también un calmante natural para el dolor y tiene la capacidad de bajar la fiebre. Es conocido como un sedante suave por lo que te hará sentir más cómodo y más tranquilo. Añade un par de cucharadas de raíz de jengibre rallado a tu té o hazte té de jengibre (viene en bolsitas de té, pero también se puede cocinar a fuego lento el jengibre fresco en rodajas para hacer un potente brebaje).

Miel

La miel tiene muchas propiedades medicinales y cuando la tomas, cubre tu garganta aliviando a su paso el dolor de garganta de forma natural. También tiene propiedades antioxidantes y antimicrobianas para ayudar a combatir las infecciones de los virus, bacterias y hongos. No compres miel de trébol común, aunque la puedas encontrar fácilmente en tu supermercado, ésta tiene un nivel más bajo de antioxidantes. Busca miel de trigo sarraceno, que tiene los niveles más altos. (Una nota de precaución: Nunca des miel a los niños menores de un año de edad debido a que sus sistemas inmunológicos no se han desarrollado lo suficiente como para evitar el botulismo infantil, provocado por las esporas de la miel).

Pimienta negra

Es irónico que la pimienta negra, una especia más conocida por hacer estornudar, pueda evitar un resfriado. Los granos de pimienta negra son altos en piperina, un compuesto conocido por sus propiedades anti-febriles y cualidades analgésicas.

Especias

Añade a tus recetas más sabrosas ajo, tomillo, romero, salvia y orégano. Además de conseguir sabores tremendos, recibirás una protección extra en tu sistema inmune.